Juego Responsable

Las apuestas deportivas son hoy en día una actividad publicitada como si fueran un juego de entretenimiento. La realidad puede ser esa pero también puede derivar, como desgraciadamente sucede, en pérdida de control por parte de muchos usuarios en actitud claramente patológica con consecuencias terriblemente negativas para el apostante.

La Dirección General de Ordenación del Juego, las Casas de Apuestas, las empresas afiliadas, y en definitiva cualquier ente con intereses económicos en el negocio de las apuestas deportivas, advierten de dichos riesgos por motivos diversos, que a veces se ciñen a la simple y llana obligatoriedad de hacerlo. Pero lo más importante es que el mensaje se siga tomando muy en serio incluso cuando se sospecha de la honradez del emisor.

Apostar es una actividad muy apasionante y provechosa si se sabe realizar debidamente. Apuesta Sagaz tiene como una de sus premisas enseñar a Apostar. Para Apuesta Sagaz esta actividad es muy seria y antes de continuar queremos que leáis y reflexionéis detenidamente sobre las siguientes recomendaciones:

1. No comiences a apostar si consideras que tienes una personalidad propensa a la adicción o si imaginas que las apuestas serán para ti una rueda de la que te será imposible salir. En otras palabras, no apuestes si crees que te engancharás.

2. No comiences a apostar para intentar resolver una mala situación económica.

3. En general, no apuestes si no dispones de dinero que puedas permitirte perder o gastar.

4. No apuestes sin haber decidido qué cantidad exacta del dinero que puedas permitirte perder vas a destinar a apostar. Ten en cuenta que si calculas que una vez perdido todo serías capaz de sobrepasar tu propio plan, aportando más dinero, debes regresar al punto número 1.

5. No comiences a apostar sin haber adquirido previamente unos conocimientos básicos acerca de gestión del dinero, por muy pequeño que sea tu presupuesto. No te engañes, apostar sin miramiento dispara el riesgo de pérdida y, por consiguiente, de adicción. Ese amigo tuyo al que ves entrando fugitivamente a la tienda de apuestas del barrio también decía que “controlaba”.

6. No comiences a apostar si no has adquirido previamente unos conocimientos básicos, al alcance de cualquiera, sobre las unidades mínimas de expresión de las casas de apuestas. Por ejemplo, una cuota. Qué está expresando una cuota en términos de probabilidad, etc.

7. No comiences a apostar sin haber investigado aunque solo sea mínimamente acerca de cómo apostar bien al deporte en el que te enfoques. Nosotros te ofreceremos todos los recursos para la mejora potencial de tus resultados.

Si crees firmemente que no tendrás conflictos con ninguno de los puntos anteriores y que puedes ser constante y disciplinado te damos la bienvenida a Apuesta Sagaz.